haur bat mozorrotua, burua estalia
Al salir

Calabazas y “txinurris” para dar comienzo al invierno

Si preguntamos a muchos de nuestros abuelos y abuelas nos contarán que de pequeños, en los días de finales de octubre y comienzos de noviembre, tenían la costumbre de coger las calabazas, nabos o remolachas de las huertas, vaciarlas y agujerearlas haciéndoles la forma de ojos y boca, para darles la forma de cabezas. Dentro colocaban un trozo de vela y salían con ellas al anochecer a asustar a los que pasaban. Eran travesuras habituales tanto en los pueblos de la Ribera como en Lakuntza, Lesaka o Valle de Imotz, por ejemplo.

Este tipo de costumbres relacionadas con el día de ánimas han estado presentes en la cultura tradicional de toda Europa. En nuestro entorno, daban comienzo a las celebraciones del ciclo de invierno: Noche de Ánimas, Santo Tomás, Olentzero, Santa Ágeda y Carnavales. Una característica común de todas ellas era las rondas de cuestación. Jóvenes y niños iban de casa en casa pidiendo alimentos o dulces y, en muchas ocasiones, utilizaban una o dos estrofas cantadas para llamar la atención de las personas mayores. Cada pueblo tenía su variante para la canción y la fiesta; el objetivo en todos los lugares: pasarlo bien y estar con las amigas y amigos.

Todas estas costumbres perdieron fuerza al debilitarse las referencias del mundo rural, cada vez menos presente en la sociedad de las últimas décadas. Pero algunas de ellas se siguen celebrando cada año en pueblos de Navarra como Arraitza, Muru-Asterain, Paternain u otros del Valle de Etxauri. El primero de noviembre los niños y niñas se juntan para pedir dulces de casa en casa. Estos son algunos de los cánticos que utilizan:

“Tximurrie, manurrie, kankan kankan txinurrie. Bota bota kastañera lurrera.”

“Xanduli, manduli, kikirikiiiii…. eman goxokiak guriiiii”

“Txingila mingila kurruskairua, ireki ezazu armairua”

Costumbres similares se repetían todos los años en Berian, Luzaide, Malerreka, Baztan-Bidasoa o Artzibar: “Zingila mingila kurruskario, sagarrak merke ta udareak kario”. Podemos decir que era una costumbre muy extendida en toda Navarra.

Nuestra sociedad está cambiando continuamente y también el modo de celebrar las fiestas, con influencia clara de los medios de comunicación y las películas de mayor difusión. Puede que esto siga siendo así, pero podemos interesarnos por nuestras tradiciones y cultura y hacer que lleguen hasta nuestros hijos e hijas. Las nuevas generaciones serán las que se disfrazarán con trapos viejos de casa y diciendo “ziria edo saria” o con versiones de las canciones de las “txinurris”, renovarán las viejas costumbres de hacer rondas de cuestación o vaciar calabazas para hacer travesuras y pasarlo bien.

Nota: Recomendamos activar los subtítulos para ver el siguiente video. Para ello, una vez comenzada la reproducción del mismo, en la parte inferior derecha encontrará los iconos “Subtítulos”, donde podrá activarlos, y “Configuración”, donde podrá seleccionar el idioma de los subtítulos.

Vídeo: Ahotsak.eus

Fotografía: Ekaitz Zilarmendi / Argia

Fuentes:

Josu Ozaita Azpiroz eta Jaime Altuna Ramírez Itzalitako kalabazen berpiztea. Arimen Gau, Halloween eta Gau Beltzaren haur-ospakizuenen ikerketa etnografikoa UEU

Joxemiel Bidador Cuestaciones infantiles por Todos lo Santos en la cuenca de Pamplona: Los Txinurris Eusko Ikaskuntza