Al salir

Parkelaguna: una ayudita nunca viene mal

Grupos de conversación para madres y padres

Tener familia, o ampliarla, es sinónimo de cambios, grandes cambios. Entre ellos muchas familias incluyen un cambio de hábitos respecto al o los idiomas que quieren que se hablen en su casa. Obviamente, donde se habla solo un idioma hay poco margen de maniobra a no ser que se pase por el euskaltegi. Pero hay muchos casos en los que uno de los miembros de la pareja sabe euskera y aunque con su pareja no pueda hablarlo, desea poder hacerlo con sus hijas e hijos. Tampoco faltan los casos en los que sin ser todavía un hablante completo, se encuentra en ese proceso de aprendizaje y disfruta de las condiciones mínimas para que el euskera sea también uno de los idiomas del hogar. Incluso hay casos en los que los dos miembros de la pareja saben euskera y aunque mientras no tenían familia no se lo habían planteado, al llegar el momento han valorado la opción de cambiar ese hábito lingüístico.

Los cambios requieren determinación y constancia, ya que como dice el refrán, somos animales de costumbres.  Pero la buena noticia es que existen programas que ayudan en ese proceso de introducir el euskera en el hogar. Parkelaguna es uno de ellos y está específicamente diseñado para padres y madres. Es una variante del programa de grupos de conversación Mintzakide, en la que personas con un nivel mínimo de B1 se reúnen una vez a la semana en grupos reducidos con el objetivo de practicar euskera.

Las particularidades de Parkelaguna son las siguientes:

  • Participan madres y padres con hijas e hijos menores de 5 años.
  • En las sesiones se participa con las y los hijos. Por lo tanto, las conversaciones serán tanto entre adultos como con las-los hijos.
  • Se combinan sesiones puras de conversación con talleres para aprender juegos y canciones en euskera. También se realizan varias actividades complementarias a lo largo del curso.

La nueva edición comenzará en noviembre y se ofrece en Artika, Burlada, Huarte y  Egües.

© ERA