ARG: @Pixabay
Casa

¿Sabes cuánto está en tu mano?

En todo momento y lugar estamos tomando decisiones. Algunas son decisiones pequeñas y pasan desapercibidas: con qué pié daré el siguiente paso, elegir el par de calcetines…; otras decisiones se camuflan en la costumbre: comprar siempre en el mismo lugar, encender la radio durante el desayuno, el primer saludo al dirigirnos a una desconocida…; y otras, en cambio, requieren de nuestra atención para decidir: en qué escuela matricular, vestido verde o azul…

Pues bien, en el proceso de aprendizaje del euskera por parte de los niños y niñas, las decisiones que tomamos camufladas en la costumbre pueden tener tanta importancia como las grandes decisiones:

Comunicar y transmitir, «Valorar y hacerlo saber, un éxito en nuestro haber»:

A los ojos de los niños no se les escapa nada y enseguida se dan cuenta de todo. Así, utilizar el euskera en todas partes y en cualquier momento es, probablemente, la acción más eficaz para transmitir el idioma. Pero, no olvidemos que el uso del euskera es la primera parte de la ecuación, la segunda es el valor que se le dá a ese mismo uso. Poner en valor que nuestros hijos e hijas hablen, escuchen o lean al máximo en euskera; hacerles saber por qué nos importa y emociona; felicitarlos al obtener un logro, como vocalizar un trabalenguas o enumerar cinco formas diferentes de denominar a las mariposas en euskera. Y para ello no es estrictamente necesario que sepamos euskera.

Elegir, «Seleccionar y elegir, buen inicio para partir»:

Cuando podamos elegir, y no siempre será así, es importante seleccionar la oferta en euskera, ya sea deporte, escuela de música, pintura, oferta cultural (teatro, cine, circo, magia…) o actividades para realizar en casa (videocuentos, cómics, audiocuentos, juegos…). A través de ella se abren las puertas al lenguaje, ya que permite desenvolverse en contextos muy diferentes. Así, se adquieren todos los registros y lenguajes: académico en la escuela, informal en el entorno familiar en casa, coloquial en la plaza, vocabulario deportivo y expresiones.

Influir, «Buscar, preguntar y, si no se encuentra, pedir o sugerir»:

En todo lugar, fecha o ámbito puede no existir la oferta en euskera que necesitamos. Puede pasar en cualquier lugar. En algunos casos, la falta de oferta en euskera se debe a la supuesta falta de demanda, a la falta de costumbre, o simple y llanamente a la inercia organizativa, por lo que una forma sencilla de ampliar la oferta puede ser manifestar el deseo y necesidades de las familias, es decir, solicitar la oferta en euskera: en el equipo deportivo, asociación cultural, escuela de música, ayuntamiento, mancomunidad…

Reflexionar, «El hábito como aliado»:

Buscar un momento tranquilo, relajado, tomar en la mano la bebida preferida, el aroma del café, los efluvios de un té afrutado, observar los colores al trasluz de una copa de vino y pensar en el día a día, los hábitos, tomar conciencia de ellos, y, quizás, replantear alguno para aumentar la presencia del euskera.

En numerosas familias puede suceder que en mayor o menor grado el uso del euskera no esté muy presente fuera de la escuela. No es extraño, tampoco, que modificando algunos hábitos o creando nuevos consigamos grandes cambios. Sin embargo, todo tiene un comienzo, y es detener un momento el trajín cotidiano y reflexionar sobre ello.

No es extraño que las pequeñas decisiones cotidianas, a menudo,
influyan tanto como las grandes decisiones vitales
bien en uno/a mismo/a o en el entorno.

© ERA