El euskera está en proceso de revitalización y cada familia se encuentra en una situación diferente: puede que sea la lengua habitual en casa y también puede que no. Las razones suelen ser varias, por ejemplo, falta de conocimiento, de costumbre para usarlo o que no sea la lengua de todos los miembros de la familia. En este último caso, sin lugar a dudas, es importante que la madre y/o padre que sabe euskera lo utilice. Así, los hijos/as aprenderán más de un idioma asociando cada uno con la persona que lo usa. De igual manera, es importante que la madre y/o padre que sabe algo de euskera lo introduzca en las pequeñas rutinas diarias:

  • Saludos o expresiones como: egun on (buenos días), gabon (buenas noches), maitea (cariño), etc. Invitaciones como: goazen komunera (vamos al baño), lolo egitera (a dormir), etxera (a casa), etc.
  • Canciones infantiles.
  • Juegos y expresiones que se utilizan con los bebés (estilo Cinco lobitos). En esta misma web hay disponibles varios recursos.

El padre y/o la madre, en este caso, no será modelo lingüístico para el niño o la niña, sino que, utilizándolo en momentos escogidos, demostrará su interés por el euskera. La comunicación habitual será en el idioma que mejor domina, pero siempre podrá marcar un objetivo a medida de sus condiciones y características para que el euskera sea un idioma presente y apreciado en la familia.