Mucha gente quiere que sus hijas/os aprendan euskera. Desde un enfoque práctico, cada padre o madre debería plantearse “¿qué puedo hacer yo para ayudarles?” porque cada persona parte de una situación diferente.

El padre o la madre que sabe euskera puede darles la oportunidad de aprender el idioma en casa, lo que es, sin duda, uno de los mejores regalos posibles. Además, para hablar con ellos no hace falta ningún título. El hablar un dialecto (euskalkia) es una riqueza añadida.

Hay quien puede sentirse limitado en algún momento determinado al hablar en euskera a su hija o hijo, pero conviene recordar que al hacerlo, aunque sea en los entornos en los que nos sentimos cómodos, les ayudas y vas ganando nuevos espacios para el euskera.

Ampliar el uso del euskera y que este sea la lengua principal en la escuela, no dificulta el aprendizaje del castellano, ya que, además de en la escuela, los niños/as lo aprenden en otros espacios como, por ejemplo, la televisión. En el caso del euskera, es importante reforzar los hábitos de uso y, entre otras cosas, dar ejemplo, ya que los niños/as absorben el clima que les rodea y tanto la madre como el padre son su principal referencia y modelo a seguir.

Rutinas

OINA rutinas

Dialectos

OINA dialectos

Hábitos de uso

OINA habitos de uso