etxeko-lanak era nafarroa
Casa

Tareas escolares

Crear hábito de trabajo y una buena comunicación entre escuela y familia: las claves para superar la prueba con éxito.

Las tareas escolares para algunas madres y padres pueden ser un quebradero de cabeza. La realidad es que existe un profundo debate sobre la función de las tareas escolares, así como del volumen de tareas que es adecuado a cada edad.

Los padres y madres que han escolarizado a sus hijas o hijos en euskera sin dominar ellos esta lengua, se preguntan frecuentemente cómo van a afrontar el tema de las tareas cuando llegue el momento. Conviene destacar una serie de puntos que las personas profesionales de la educación (profesores, pedagogas…) recalcan una y otra vez:

  • Todo aprendizaje es progresivo y los cambios cuestan. La labor principal de las personas adultas es conseguir un buen entorno de trabajo con un espacio agradable y sin distracciones y, sobre todo, conseguir una rutina en la realización de las tareas. Al principio es lógico que la mayoría se resista a hacerlas y prefiera pasar ese rato jugando; pero si interiorizan el hábito y la rutina todo pasará a ser más fácil. Así pues, la labor de las personas adultas no es hacer los ejercicios de las tareas con ellas y ellos, sino ayudarles a conseguir hábitos de estudio.
  • La comunicación entre progenitores y profesorado es realmente importante. Cada tutor o tutora marcará las normas para realizar las tareas, pero seguro que si algo “no sale”, una nota explicando lo ocurrido ayudará a superar las carencias en el proceso de aprendizaje mejor que unos ejercicios resueltos con ayuda “extra”.
  • Aprender a encontrar soluciones por ellos y ellas mismas. Pasada una primera fase, los niños y niñas son capaces de explicar en castellano cuáles son sus dificultades en cada tarea, porque transfieren sin problema las capacidades aprendidas de una lengua a otra. Escuchándoles podremos orientarles sobre cómo enfocar la dificultad que tienen y aconsejarles para que busquen otros caminos para superarla.

No solo en el tema de las tareas, en general, en todo el proceso de aprendizaje del euskera que los niños y niñas realizan por medio de la inmersión lingüística, es necesario que reciban la motivación y el refuerzo de las personas que les rodean. El apreciar el esfuerzo que hacen al estudiar y el conseguir que  el euskera esté presente tanto en la escuela como en los espacios más lúdicos o íntimos de la familia (canciones y cuentos en euskera, por ejemplo), hace que crezca la motivación con respecto a la lengua y a todo el proceso de aprendizaje.