© ERA
AL SALIR

Beber de la fuente del euskera también fuera del horario escolar

Los niños/as acuden a la escuela desde septiembre hasta junio. De lunes a viernes. Por lo tanto,  pasan mucho tiempo allí. ¿Mucho? ¿Es tanto? Si se realiza una medición detallada, se observa que en la escuela pasan aproximadamente el 15% de las horas en las que no están durmiendo. El 85% restante, es decir, la mayor parte de su tiempo, lo dedican a otras tareas fuera de la escuela.

¿Y a qué, exactamente? A desayunar, comer o cenar con las/os de casa; jugar en casa, solas/os o en compañía; delante de televisores, ordenadores u otros dispositivos; hacer trabajos escolares o estudiar; en la calle con amigas/os; en actividades organizadas…

Todas estas actividades se realizan a través del idioma y, en consecuencia, pueden reforzar, o por el contrario debilitar, el euskera que aprenden y utilizan en la escuela. Su relación y apego al euskera puede acelerarse o ralentizarse por medio de todas estas fuentes, y por eso es tan importante fijarse también en ellas.

Además de reforzar el apego al euskera, las actividades que realizan en esas horas del día les servirán para conocer y cultivar los diferentes registros y modos de habla que necesitan, como por ejemplo el lenguaje no formal.

 

La abundancia de registros enriquece y facilita el uso del euskera

Cuantos más registros y más elaborados sean, más fácil y más cómodo les resultará el uso del euskera, y más tenderán a usar esa lengua. Para llegar a tener una relación sana y gratificante con el euskera, será de gran ayuda que durante ese 85 % de tiempo en el que están fuera de la escuela, tengan la mayor oportunidad de expresarse en euskera.

¿Qué y cómo podemos hacer para llenar ese tiempo en euskera o para, al menos, introducirlo lo máximo posible, y hacer que usarlo les resulte una opción  real y agradable? Podemos, por supuesto, aportar recursos disponibles para ello, pero también ofrecer y mostrar nosotros también el modelo adecuado siempre que sea posible. Y, por supuesto, expresar o transmitir nuestra actitud y aprecio por el euskera en todas partes y en todo momento.

© ERA