Con la llegada de las hijas e hijos comienza una nueva etapa en la vida teñida de ilusión en la que se viven muchos momentos de felicidad. De igual manera, llegan nuevas responsabilidades, pensando siempre en el bienestar de las hijas e hijos y en ofrecerles herramientas para desenvolverse en el futuro. Hay mucho que decidir, como puede ser la elección del modelo lingüístico en el que se escolarizarán. Y esto también es interesante para las personas que recientemente han llegado a vivir a Navarra. Estas son las preguntas más frecuentes que suelen surgir en torno a la inmersión lingüística en euskera, también llamada “Modelo D”.

¿Cómo funciona la inmersión lingüística en euskera? ¿Qué idiomas se aprenden?

En el modelo de inmersión lingüística, la enseñanza se realiza en euskera. El alumnado aprende el idioma mientras asimila los contenidos escolares.
 
El éxito se basa en lo siguiente: es un programa intensivo donde se dedica a cada lengua el tiempo necesario, es precoz y metodológicamente muy cuidado.
 
Obviamente hoy por hoy hablamos de educación plurilingüe, ya que entre los objetivos de este modelo se encuentran, además de dominar euskera y castellano, tener buen conocimiento de una lengua extranjera así como valorar las de la población migrante de la comunidad educativa. Así, el alumnado, una vez finalizada la educación primaria, domina el euskera y el castellano y obtiene un buen nivel de inglés.
 
Por lo tanto, en el modelo D comienza un proceso educativo en el que, por ejemplo, aprenderá a leer en una lengua, pero posteriormente aplicará ese conocimiento a las demás. Contenidos escolares y aprendizaje de las lenguas irán de la mano.

¿Entonces, también aprenderán castellano?

Sí. La lengua principal de la escuela es el euskera, pero también se aprende castellano. Hay una asignatura específica para su aprendizaje. Además, la presencia del castellano en los distintos ámbitos sociales será suficiente para completar el aprendizaje.

No sé euskera. ¿Cómo puedo ayudar con las tareas escolares?

La tarea escolar es un trabajo individual en el que niñas y niños deben ser autónomos.
 
La clave reside en que adquieran buenos hábitos de estudio (establecer un horario, disponer de un espacio adecuado, tener material de consulta…) y en que exista una buena comunicación entre la escuela y la familia. Si en algún momento necesitan una ayuda más puntual, se les puede pedir que nos expliquen de qué se trata y ayudarles a encontrar la respuesta o solución, pero sin llegar a hacerles la tarea.
 
Y, por supuesto, también podemos echar mano de traductores online. En este video se explica cómo utilizar elia.eus (antes itzultzailea.eus) y Google translate, que además de la opción web disponen de sus respectivas Apps y son comodísimas: así, si recibimos las tareas en papel, es tan sencillo como hacer una foto al texto a traducir.
 
De todas maneras, aunque estas traducciones son muy útiles, hay que tener en cuenta que no siempre son exactas y, como todos los traductores automáticos, pueden contener errores. Aun así, para entender el enunciado de un ejercicio suelen ser suficientes.

Si en casa utilizamos otro idioma que no es euskera ni castellano, ¿no será demasiado?

No. De hecho, es una gran oportunidad que puedan aprender un idioma más. Los niños y niñas se desenvuelven bien en el multilingüismo. Puede que necesiten algo más de tiempo para hablar en todos los idiomas, pero lo más importante es el resultado final, no aprender todo cuanto antes.
 
Siempre es importante conocer las lenguas propias del lugar de residencia, en Navarra el euskera y el castellano. Por medio de la escuela y las relaciones sociales los niños y las niñas pueden adquirir estas lenguas, herramientas que les ayudarán en su futuro cultural, laboral y social.
 
Constantemente llegan a Navarra personas de diversas procedencias, con diferentes culturas e idiomas. La transmisión de la lengua familiar puede continuar en Navarra y es importante hacerlo porque da a la generación que crece aquí los referentes culturales de su familia y les permite mantener la relación con los parientes que se quedan en su lugar de origen. Además, dominar la lengua familiar proporciona una base sólida para un buen aprendizaje posterior de otras lenguas.
 
Las personas venidas de fuera que han aprendido euskera a menudo expresan que hacerlo les ha abierto puertas, y les ha ayudado a conocer mejor Navarra y tener más oportunidades. Se puede aprender un idioma a cualquier edad, pero en la infancia es más fácil que en la edad adulta. Se trata en todo caso de sumar, de ofrecer la oportunidad de aprender más idiomas, de adquirir la riqueza que conlleva aprender también euskera.

No sé nada de euskera, ¿Cómo puedo acompañar el proceso de aprendizaje de mi hija/hijo?

Existen numerosos recursos online y era.eus evoluciona continuamente para que los tengas a mano. También puedes preguntar en el servicio de euskera de tu pueblo o ciudad así como disfrutar con las numerosas oportunidades que ofrece la agenda cultural. Y, por supuesto, al escolarizar a las niñas y niños en euskera, ellos mismos irán tejiendo una red de amistades con las que podrán practicar el idioma.
 
Es cierto que al no saber euskera, lo normal es pensar “¡no te voy a transmitir yo el euskera!”, pero lo que sí puedes transmitir a tus hijas e hijos es una actitud muy positiva hacia este idioma, para que vean que a ti también te interesa, que intentas aprender palabras, que disfrutas con esa lengua, que valoras mucho que lo estén aprendiendo … Todo eso sí está en tus manos.

¿Cuál es mi escuela de referencia? Si en la escuela de mi pueblo no hay modelo D, ¿qué puedo hacer?

El Mapa Escolar indica qué escuela con oferta de modelo D corresponde a cada familia en función de su lugar de residencia.
 
Si en la escuela de su localidad no hay oferta de modelo D, cabe la posibilidad de solicitar al Departamento de Educación la apertura de una nueva línea.
 
Para ello, hay que rellenar una instancia y enviarla por registro a la atención del Director General de Educación. Estudiarán la posible apertura de una nueva línea del modelo D, en la que entre otros factores, tendrán en cuenta el número de niñas y niños para los que se solicita la nueva línea. Cuantas más solicitudes, más fácil será que se atienda la petición.

 
© ERA