Al salir

“Sardina bat!…sardina bat!, bi sardina!… bi sardina!”

¿Dónde empieza el viaje, en el autobús o   ya va tomando forma en la inscripción?

Actividades acuáticas, de montaña, multiaventura, actividades con animales en una granja-escuela…

A la hora de elegir campamento de verano, existe una gran oferta, pero  elijas lo que elijas, seguro que aciertas. Todas las opciones son buenas y la diversión está garantizada. Además, se puede ir alternando y un año rapelar en la montaña y al año siguiente surfear en las playas de  Laga.

Más allá de ayudar en la conciliación familiar, los campamentos de verano son una gran oportunidad para que las niñas/os salgan de la rutina. Pasan entre 7 y 10 días fuera de casa, 24 horas compartiendo experiencias con nuevos  amigos, en un entorno distinto al habitual. Suelen ser experiencias muy enriquecedoras y precisamente estar fuera de casa les ayuda a trabajar de manera transversal varias habilidades: se relacionan en otro ambiente, prueban comidas diferentes, viven otra manera de socializarse…

¿Quién no recuerda los campamentos y colonias de su infancia? Esos nervios mientras se preparaba la mochila, al pensar quién te tocaría en el asiento de al lado en el autobús… ¿O las despedidas y abrazos del último día? Pasabas unas vacaciones fenomenales y volvías a casa cargado de recuerdos y fotos.

Todo eso, además, puede hacerse en euskera, y en un formato muy atractivo. Ha terminado la escuela y ahora, en verano, es tiempo de disfrutar al máximo, de pasar tiempo en actividades agradables, lúdicas, divertidas, en un ambiente informal y, sobre todo, entre amigos. Así, de manera inadvertida, se crean y asientan hábitos lingüísticos, se practica el registro informal y se asocia el idioma a experiencias agradables.

Desde ese punto de vista, por lo tanto, los campamentos son adecuados para todos los niños y niñas, ya sean de zonas euskaldunes o de zonas en las que se hable menos euskera. Al realizarse al margen de la escuela, los niños dejan el registro formal y académico del idioma, para sumergirse en el informal. De esa manera, adquieren naturalidad y fluidez, y debido a la naturaleza lúdica de las actividades programadas, asocian el euskera a la diversión. En general, por consiguiente, es una manera muy útil para introducir y asentar el euskera en el ocio y tiempo libre, un espacio de especial importancia en la infancia. Se hace hincapié en que el euskera esté presente de manera activa en ese ámbito porque, entre otras cosas, funciona como un círculo. Se gana naturalidad y fluidez y, gracias a eso, se habla más.

Son recomendables para todos/as y existen muchos motivos para apuntarse. Elige el tuyo:

  • para pasárselo de miedo
  • para hacer nuevos amigos
  • para conocer nuevos lugares
  • para pasar las 24 horas entre amigos
  • para practicar euskera en un ámbito informal, relajado y de diversión.

Los Servicios de Euskera de varias entidades locales de Navarra han recopilado toda la información en dos folletos:

Campamentos para alumnas/os de PRIMARIA

Campamentos para alumnas/os de SECUNDARIA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CAMPAMENTOS DE VERANO 2019